Formato: HD

Duración: 02:00

Niño de Elche & Israel Galván

Esta es una asociación natural entre dos almas heterodoxas y revolucionarias que tenía que llegar tarde o temprano. Tras varias colaboraciones de Francisco Contreras (Niño de Elche) en los espectçaculos del bailaor Israel Galván, por primera vez crean un espectáculo conjunto que estrenarán en Sónar. En su show, la percusión la pone Galván con el baile, sus golpes, sus repiqueteos, su constante contacto con los objetos y el propio suelo del escenario; en este caso, el suelo y el escenario de SonarComplex. Y a esos ritmos bailados hay que sumarles los que salen de la voz de El Niño de Elche, que más que cantar inventa sonidos constantemente, los modula, los suelta y los improvisa con su voz y ese flow flamenco tan particular que han hecho de él un artista único, por su actitud artística desafiante y radicalmente innovadora. Y el resultado lleva el flamenco a otro sitio, a un siguiente nivel en el que palabras y conceptos como experimentación y vanguardia no dan nada de miedo; al contrario: ese es su pan de cada día, su lenguaje, su manera empecinada de trabajar y de expresarse.

Galván es el bailaor vanguardista por antonomasia. Cualquiera que le haya visto bailar en alguna ocasión se ha quedado seguro asombrado con sus insólitas e impactantes coreografías. La suya es una manera de bailar y de moverse tremendamente personal, que no agrada a todo el mundo y que le ha valido en numerosas ocasiones las críticas de los flamencólogos más puristas. Lo mismo que le ha pasado a Contreras, cantaor superdotado que entiende el flamenco como un espacio de creación libre y un punto de partida para ir a otros lugares. Sus comentadas colaboraciones con Los Voluble, con dos poderosos shows estrenados ambos en Sónar de Día en los dos últimos años, le han situado en espacio nuevo, ya fuera de consideraciones genéricas. Su reciente trabajo con el grupo de post-rock nacional Toundra o numerosas colaboraciones y discos con artistas de todo tipo no hacen más que confirmar que su universo musical, sonoro y artístico es solo suyo y de nadie más.


Volver